viernes, 24 de diciembre de 2010

LITURGIA DE NAVIDAD

LECTURAS


Misa Vespertina de la Vigilia de Navidad
24 de diciembre
Primera lectura: Isaías 62, 1-5.

Salmo responsorial: sal 88 r/ Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor

Segunda lectura: Hechos de los apóstoles 13, 16-17. 22-25.

Evangelio: mateo 1, 1-25. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús


Misa de medianoche
25 de diciembre
Primera lectura: Isaías (9, 1-3. 5-6)

Salmo responsorial: sal 95 r/ hoy nos ha nacido el Salvador

Segunda lectura: Tito (2, 11-14)

Evangelio: Lucas (2, 1-14)



Misa de la aurora
25 de diciembre
Primera lectura: Isaías 62, 11-12

Salmo responsorial: sal 71 r/ que en sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente.

Segunda lectura: tito 3, 4-7

Evangelio: Lucas 2, 15-20



Misa del día
25 de diciembre
Primera lectura: Isaías 52, 7-10

Salmo responsorial: sal 71 r/ Toda la tierra ha visto al Salvador

Segunda lectura: Hebreos 1, 1-6

Evangelio: Juan 1, 1-18



NOTAS LITÚRGICAS
Color litúrgico: Blanco

Misas propias de Vespertina de la vigilia, de medianoche, de la aurora y del día.

Se canta Gloria.

Se canta Aleluya.

Se dice Credo.

Prefacio de Navidad I, II y III respectivamente.

Liturgia de las Horas Tomo I, semana I, I Vísperas pág. 257, Oficio de lectura pág. 261, Laudes pág. 269 y II Vísperas 274.



NORMAS LITÚRGICAS


1. Es recomendable celebrar el Oficio de lectura con el pueblo, antes de la Misa de la noche (principio y normas generales de la Liturgia de las Horas, n. 215)

2. Todos los sacerdotes pueden celebrar o concelebrar la Eucaristía tres veces, pero a condición de que estas celebraciones se hagan en la hora propia, es decir, la primera a medianoche, la segunda en la mañana y la tercera durante el día.

3. Los fieles que comulguen en la Misa de la noche pueden comulgar de nuevo en la Misa de la aurora o en la Misa del día (cfr. Código del Derecho Canónico, cán. 917)

4. En todas las Misas que se celebren este día –incluso en la Misa de la Vigilia, que se celebra el día 24 al atardecer-, después de las palabras del credo: y por obra del Espíritu Santo se encarnó en María, la virgen, y se hizo hombre, todos se arrodillan.

5. En cualquiera de las cuatro Misas de Navidad (incluida la de la vigilia del 24 al atardecer) se pueden emplear las lecturas de cualquiera de las tres Misas del día 25; los formularios del Misal, en cambio, han de ser necesariamente los que corresponden a la Misa de la hora en que se celebra la Eucaristía.

6. Todos los que participan del Oficio de lectura y de la Misa de la noche omiten las Completas del día 24; los demás dicen completas I del domingo con la oración visita.

Normas litúrgicas tomadas del Calendario Litúrgico-pastoral 2011, de la editorial Buena Prensa.


MONICIONES

MISA DE LA VIGILIA
Monición de entrada:
Vamos a celebrar, hermanos, la vigilia de navidad.
El Hijo de Dios viene a habitar nuestra tierra. El mundo, sumergido en la miseria y el pecado, se alegra por la venida del salvador. Cada uno de nosotros debe acogerlo con fe y amor, y esta celebración es la última ocasión q la Iglesia nos brinda para prepararnos dignamente a recibirle

Primera lectura:
Dios contrae matrimonio con al humanidad; no se trata de bodas de conveniencia, sino de un matrimonio por amor.

Segunda lectura:
San Pablo nos recuerda que toda misión en la Iglesia lleva consigo la persecución y el sufrimiento.

Santo Evangelio:
Mateo menciona a los principales antepasados de Jesús, especialmente a aquellos y aquellas que han creído en las promesas mesiánicas.


MISA DE MEDIANOCHE
Monición de entrada:
Nos reunimos esta noche, hermanos, para celebrar el nacimiento de Cristo. El Niño de Belén es Hijo de Dios y Luz del mundo. Viene para hacer hijos de Dios a todos los hombres y reunirlos en su Reino. Entremos en la celebración Eucarística unidos en una misma alegría, con el respeto y amor con que entraríamos en la cueva de Belén, Cristo va a nacer entre nosotros, en medio de nosotros.

Primera lectura:
El hombre providencial esperando durante siglos llega ya. Pero se presenta como un niño desnudo e inútil. Necesita de nuestros cuidados en lugar de aparecer como un caudillo victorioso.

Segunda lectura:
No celebramos esta noche solamente el nacimiento de un niño en la pobreza de un establo. Es nuestra salvación. Es Dios, del que esperamos el retorno glorioso.

Santo Evangelio:
Los ángeles y los pastores anuncian ya q este Niño es el Señor, signo de una gloria insospechada.


MISA DE LA AURORA

Monición de entrada:
Hermanos: en medio del silencio de la noche ha nacido el salvador. Ahora, en esta segunda Misa de la Navidad, Jesucristo, Luz eterna, viene a disipar las tinieblas del pecado: el Señor trae al mundo la pureza de corazón que hará de todos los bautizados hijos de la luz.

Primera lectura:
Los cuatro nombres que Isaías da a la hija de Sión tiene el mismo sentido: Dios atrae a su pueblo, quiere conquistarlo.

Segunda lectura:
En el bautismo Dios nos ha regalado su Espíritu; en Navidad nos da a su hijo. Debemos maravillarnos no solo por estos regalos, sino por el gesto gratuito del padre, por su misericordia

Santo Evangelio:
Los pastores anuncian el nacimiento del Salvador y María conserva todas estas cosas en su corazón.


MISA DEL DIA

Monición de entrada:
En medio del silencio de la noche ha nacido el Señor.
El hijo único de Dios se ha hecho hombre como nosotros para salvarnos: nos arranca de las tinieblas del pecado para convertirnos en hijos de Dios y darnos parte en su vida.

Primera lectura:
La Iglesia nos anuncia una gran alegría: Dios ha venido. Pero esta alegría estallará el día de su retorno definitivo.

Segunda lectura:
La Navidad es fiesta de la infancia no en el sentido del retorno al paraíso de la inocencia, sino en el sentido de oír que Dios nos dice: Yo seré para ti un Padre y tú serás para mí un hijo.

Santo Evangelio:
La Palabra de Dios no es un discurso; la Palabra de Dios se ha hecho carne.



Moniciones tomadas de “Moniciones para la Misa” de Juan Castex Anaya, Ed. Verbo Divino, páginas de la 36 a la 43.